¿ERES UN ADICTO AL TRABAJO?

En esta entrada hablaremos de ser adicto al trabajo, uno de los asuntos más delicados en el ámbito profesional.

Ser adicto al trabajo, un problema muy serio.

¿Te sientes identificado con algunos de estos síntomas?

Te sientes culpable cuando no estás trabajando

Tienes ansiedad cuando estás de descanso

Trabajas contrarreloj y sin disfrutar

Estas siempre ocupado/a

Comes y hablas a la vez por teléfono

Está obsesionado/a con la agenda

Ambicionar; cueste lo que cueste y caiga quien caiga.

 Si es así, ¡PUEDE QUE SEAS UN ADICTO AL TRABAJO!

La adicción compulsiva al trabajo, erróneamente a lo que se cree, perjudica seriamente a la producción en la empresa. Tener una relación patológica con el empleo, afecta de manera directa a la productividad para con la empresa, pues hasta desequilibra el bienestar psicológico de los trabajadores y compañeros. Además de poner en grave riesgo su salud por problemas cardiovasculares, gastrointestinales e incluso diabetes o problemas emocionales. Terminando comiendo mal y durmiendo poco, lo que conlleva a una pérdida del rendimiento y un verdadero problema para su empresa.

Lo curioso del problema es que desde una mala visión empresarial, la obsesión por el trabajo está bien vista y hasta reconocida económicamente. La adicción se suele dar en profesionales que ocupan puestos directivos; no delegan en sus funciones, tienen horarios rígidos y jornadas maratonianas que, aparentemente, ofrecen un excelente rendimiento.

Adicto al trabajo

La persona afectada se hace muy competitiva exigiendo a su entorno un ritmo tan elevado que termina sin poder trabajar en equipo, originando constantes tensiones en sus relaciones con el resto de compañeros y con objetivos que no llegan a cumplirse. No se trata de salir más tarde del trabajo para aparentar sino de marchar a casa felizmente desconectado/a.

Un valioso conjunto de acciones a desarrollar y llevar a cabo en la empresa, para detectar y atacar estos problemas, es la disciplina preventiva de la Psicosociología Aplicada, que nos ayudará a desvelar quien trabaja compulsivamente y quien trabaja con buen rendimiento. Así como detectar otras patologías importantes en los trabajadores, como la depresión, estés, mobbing, etc.

Si crees que en tu empresa existen este tipo de problemas puedes contactar con tu Servicio de Prevención de Riesgos, para que analice la situación y pueda dar soluciones a este tipo de problemas.

Recuerda, NUNCA seas un adicto al trabajo.

Redacción basada en el interesante artículo de Antonio Sánchez Cervera en la revista Prevención World

Más entradas: Blog AEMMCE

Noticias del sector y más: AEMMCE

GESTIÓN, PRL, PRODUCTIVIDADPermalink

Deja un comentario